• coamed2013@hotmail.com

Falla energética del corazón

  • Falla energética del corazón

    Falla energética del corazón

    Las enfermedades del corazón afectan millones de personas. Más de 550.000 personas se diagnosticarán de enfermedades del corazón cada año. En los últimos 20 años han existido grandes avances en el tratamiento de dolencias cardíacas.

    Muchos tratamientos mejoran síntomas, disminuyen mortalidad y producen bienestar de pacientes, pero no modifican el
    problema básico de falla energética.

    El corazón necesita primero que todo alimentación. Éste se alimenta a través de ácidos grasos y de glucosa. La utilización de grasas puede ser entre 60 al 90% .El problema es que cuando el corazón se enferma los mismos ácidos grasos se encargan de no dejar que la glucosa se utilice. Y si dolencias como la diabetes están presentes, el sustrato energético disminuye aun más.

    Y no es sólo la falta de nutrición. El corazón tiene un gran número de mitocondrias. Muchos factores pueden afectar la función de este motor celular. Y la falta de creación de energía va a precipitar muerte celular, debido a la alta producción radicales libres y a la acumulación de desechos celulares.

    A su vez, el mecanismo de contracción puede estar afectado por diferentes circunstancias. La energía puede llegar pero la contracción puede ser ineficiente. El sistema de transporte de creatina es fundamental para acoplar y desacoplar proteínas del sarcolema cardiaco.

    Teniendo en cuenta estos procesos, se hace más fácil iniciar a cualquier tratamiento. Todo paciente es diferente y todo paciente debe ser estudiado. La utilización de exámenes avanzados nutricionales puede ser una buena forma de empezar. Por ejemplo, se sabe que la falta de selenio en tierras orientales es un problema endémico que explica enfermedades
    cardíacas.

    Las dolencias cardiacas son muchas pero tienen un problema común: la falta de energía. La utilización de adecuados nutrientes no sólo va a mantener la vida de estas células sino también va a mejorar la sobrevida de las mismas.

    Por: A. Nicolas Fernández

Pin It on Pinterest

Share This
+